ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA SOCIAL - LOS SISTEMAS ENERGÉTICOS DE LAS SOCIEDADES

LA FISIOLOGÍA SOCIAL (del griego phýsis: naturaleza y logos: tratado, o sea la ciencia que estudia los procesos y funciones del organismo social)
Toda sociedad tiene dos sistemas asimilables a los sistemas biológicos: Un sistema "vegetativo" de funcionamiento aparentemente automático, al que en general se denomina como "Infraestructura", que comprende las redes de distribución (energía, agua, alimentos, movimiento de mensajes, personas y mercancías, desechos, etc.) y la producción primaria (agroganadera, mineral, metalúrgica, química, petróleo, etc.), y




Un Segundo Sistema, de funcionamiento consciente, consiste en el sistema creativo de bienes, servicios y conocimientos y responsable de la administración general de la sociedad, que suele llamarse "Superestructura", que son los que se encuentran sometidos a los vaivenes políticos y las luchas por el poder más evidentes pues gran parte de las estructuras que integran este sistema pueden modificarse con relativa facilidad.



Entre ambos sistemas se encuentra el "cuerpo social", o la Vida Ciudadana, que no es otro que la vida cotidiana de las personas que integran la sociedad, a la que puede designarse como "Estructura Social" que es la que brinda sentido a los otros dos Sistemas, uno que lo nutre y otro que se ocupa de mantenerlo en funcionamiento. El cuerpo social se soporta en la infraestructura y se expresa mediante la superestructura, y  participa activamente en el funcionamiento de los mismos.
Un Tercer Sistema es el Sistema Monetario, que tiene la propiedad de hacer circular un tipo de particular de energía, la energía de intercambio a través de todos los pisos y recovecos de la sociedad. Este sistema puede ser asimilado al sistema sanguíneo en los seres vivos. Si se controla la cantidad de sangre y la forma en que esta circula, se puede controlar en gran medida como funciona todo el sistema social, pues su alimentación determina tanto el funcionamiento de la Superestructura que ejerce la Administración y el Control del Flujo Energético, como el de la Sociedad que consume la energía (y también genera una parte de ella) y de la Infraestructura que es la responsable de la gran masa de generación energética.
El Cuarto Sistema es el Sistema de Información, la cual circula de dos maneras diferentes. Una asimilable al Sistema Vegetativo, compuesta por los hábitos y costumbres, que podemos llamar no concientes. Esta modalidad de funcionamiento de la información social puede asimilarse a la Información Genética en los organismos vivos. La otra modalidad de circulación de la información podemos asimilarla al Sistema Consciente, y consiste en los mensajes que se intercambian en los diferentes ámbitos sociales, por lo cual la información es percibida por los órganos sensoriales de la sociedad. El escándalo que estalló con la "propaganda subliminal" se debió a la forma burda de instalar ideas ajenas a nuestra voluntad consciente. En este sistema de información, las propuestas revolucionarias siempre tienden a "Aumentar el Nivel de Conciencia Popular", mientras las estrategias contrarrevolucionarias, tienden exactamente a lo contrario, o sea a sumir a las masas en un "Ensoñamiento no Consciente" que impulse a las actuaciones automáticas, inducidas por los medios masivos para cambiar los hábitos de vida, con lo cual el circuito de información consciente se convierte en hábitos no concientes.
LA ESTRUCTURA FÍSICA DE LA POLÍTICA (Y LA ECONOMÍA)
LA ANATOMÍA SOCIAL (del griego anatomee: corte o disección de las estructuras sociales)
Una aproximación, desde el punto de vista científico, al comportamiento de las sociedades no puede sino basarse en la identificación de las actividades humanas que incorporan energía y aquellas que aumentan la entropía, o sea que disipan la energía generada.
Algunos estudios afirman que si la Humanidad no utilizara nada de tecnología para su supervivencia, o sea que si todos los seres humanos quisieran vivir de la recolección de alimentos que la Naturaleza brinda por su propia evolución, los recursos naturales de todo el planeta sólo podrían alimentar a unos 10 millones de personas. Como actualmente somos más de 6.000 millones, debemos reconocer que la tecnología tiene un papel tan esencial para la vida de las sociedades como lo es el territorio en el cual se asienta la Humanidad.
Es decir que podemos establecer que gran parte de lo que sucede en cualquier sociedad humana procede de la interacción entre la POBLACIÓN, el TERRITORIO y la TECNOLOGÍA.
Si utilizamos un diagrama de círculos superpuestos para ejemplificar la interacción de estos tres campos tenemos que existen campos específicos para analizar que pasa con la Población, con el Territorio y con la Tecnología.
En cada uno de estos campos podemos establecer cuales son las actividades que incorporan energía y cuales las que aumentan la entropía o pérdida de energía, dentro de la cual pueden diferenciarse dos modalidades: La Energía Cuantitativa y la Energía Cualitativa. Mientras la primera puede dimensionarse numéricamente (cantidad de casos, evolución estadística, etc.) y admite cortes sincrónicos (o sea comparaciones entre períodos determinados), Energía Cualitativa de un sistema social normalmente puede evaluarse con variables más subjetivas (calidad de vida, felicidad declarada, uso del lenguaje, dimensiones de la actividad espiritual, etc.) y sus resultados deben observarse mediante su evolución en el tiempo.
En el campo de la Población podemos considerar, por ejemplo, desde el punto de vista de su desarrollo cuantitativo el crecimiento de la tasa de natalidad, la disminución del porcentaje de morbi-mortalidad infantil, el incremento de la expectativa media de vida y la salud psicofísica de la población como indicadores de incremento de la energía en el campo de la población, mientras que la respuesta contraria de dichos índices debe considerarse como un aumento de la entropía. La educación y el refinamiento cultural pueden computarse como incrementos cualitativos de la energía social, y puede establecerse que la entropía social aumenta cuando la cultura se empobrece, ya sea porque se degradan las costumbres, el lenguaje, el hábitat urbano, desaparecen culturas ancestrales, etc.
En el campo del Territorio, en la medida que se incrementa la fertilidad de la tierra, que se incrementan los bosques (pulmones del planeta), se controlan las catástrofes naturales (inundaciones, sequías, huracanes, etc.),  se impide la depredación de especies vegetales o animales, se protegen las existencias de agua o se distribuyen adecuadamente para la proliferación de la vida, entre otras muchas variables, podemos decir que se incrementa o se protege la capacidad de generación de energía del territorio, en cambio, la desertificación, la contaminación, la destrucción de la superficie boscosa y del paisaje (rural o urbano), la disminución de la biodiversidad pueden considerarse disipación de la energía del territorio, que puede diferenciarse en sus aspectos de cantidad y de calidad del tipo de energía que se considera.
En el campo de la Tecnología podemos considerar que se incorpora energía cuando su aplicación permite que se incremente la energía disponible para la población y/o el territorio. Es decir que se puede evaluar la utilidad de los desarrollos tecnológicos en la medida que los mismos contribuyan a incrementar la cantidad o la calidad de la energía disponible. No es casual que una de las medidas que se toman en cuenta para evaluar el desarrollo (considerando la economía física y no la contable o abstracta) es el índice de la cantidad de energía utilizada por el número de habitantes por cada unidad territorial o sea cantidad promedio de kilowats consumidos por habitantes promedio en un kilómetro cuadrado de territorio durante un año  (kw/hab/km2/año).
En los campos de la energía también pueden diferenciarse los grados de calidad: No tiene la misma calidad energética el calor producido por la combustión de leña que la que genera un rayo láser, pero si queremos encontrar una norma general para evaluar el desarrollo de la tecnología en general, debemos tomar en cuenta como esta incide tanto en el territorio como en la población. Si la tecnología permite que la población  incremente tanto su cantidad en un determinado territorio, como la calidad de su vida que logra. Si consideramos la relación tecnología-territorio, tomamos en cuenta si se mejoran o deterioran las condiciones territoriales (fertilidad, erosión, deforestación, etc.). Estos efectos negativos pueden ser considerados como pérdida o disipación de energía provocada por la aplicación tecnológica.


Buenos Aires, junio de 2005

No hay comentarios.: